Jasmin

Jasmin

They tested my tiny, newborn son and the test came back positive

My name is Jasmin, I am 38 years old, and originally from Bolivia although I now live in the US. My second son was born prematurely and was very sick. The doctors here did not know why. My uncle, who is a doctor in Bolivia, told me I should ask about Chagas Disease. They tested my tiny, newborn son and the test came back positive so he successively received the treatment and is now a healthy young boy. I didn’t know at the time but the treatment for Chagas Disease has few side effects for babies and works very well at curing the disease for life. I also wanted to take the treatment for Chagas Disease but because I did not have health insurance I could not find a doctor to treat me. Eventually I found a doctor who works with a lot of Chagas patients and this doctor helped me access the treatment for Chagas called benznidazole. This was very important for me because I may want to have another child one day and I know that if I am treated I greatly reduce the risk of having another baby born with the diseased. It is very important that all mothers in Latin America ask about Chagas Disease testing for themselves when pregnant- because it can affect the health of their unborn baby.

********************************

Me llamo Jasmin, tengo 38 años y soy de Bolivia, pero ahora vivo en Estados Unidos. Mi segundo hijo nació prematuramente y muy enfermo. Los médicos de aquí no sabían por qué. Mi tío, que trabaja de médico en Bolivia, me dijo que preguntara si podría ser la enfermedad de Chagas. Le hicieron pruebas a mi bebé y el resultado fue positivo, así que recibió tratamiento y ahora es un niño sano. En aquel entonces no lo sabía, pero el tratamiento de la enfermedad de Chagas tiene pocos efectos secundarios en los bebés y muchas probabilidades de curar la enfermedad para siempre.  Yo también quise tomar el tratamiento para la enfermedad, pero como no tenía seguro de salud no encontraba a ningún médico que me pudiera tratar. Al final, di con un médico que trabaja con muchos pacientes que padecen la enfermedad de Chagas y él me ayudó a acceder al tratamiento con benznidazol. Eso fue muy importante para mí porque a lo mejor quiero volver a tener otro hijo y sé que, si recibo tratamiento, el riesgo de dar a luz a otro bebé con la enfermedad se reduce enormemente. Es fundamental que todas las madres de América Latina pidan hacerse las pruebas de la enfermedad de Chagas cuando están embarazadas, ya que puede afectar a la salud del feto.